EXPOSICIÓN DE LOS DIBUJOS DE maricmasi. 11ª Parte. Haz lo que debas hacer y porque lo decidas tú

9 comentarios


































OS dejo con una secuencia de la 11ª parte
de mis dibujos desde que comencé con el blog.

Espero os recreen la vista y os transmitan buenas emociones.


¡HAZ LO QUE DEBAS HACER Y PORQUE LO DECIDAS TÚ! maricmasi.


ACTUAR POR CONVICCIÓN.

Autor Rafael Zarate. M.

Aprender a actuar por convicción es un gran reto. Aprender a actuar por convicción es una forma de lograr la libertad interior a través de la libertad de acción.

Algunas veces, creemos que somos libres, sólo porque actuamos como lo recomienda un libro, una ley, consejos de padres o abuelos, la religión, alguna filosofía, los jefes laborales o cualquier otro medio externo.

Hay muchos medios para lograr el aprendizaje, a través de la experiencia de otros. Hay una forma de lograr la madurez, a través de la propia vivencia. Y hay una forma de actuar por convicción, analizando el pensamiento de otros y reflexionando si aplica a mi persona o no.

Cuando éramos pequeños, teníamos que obedecer a los mayores (padres), creer todo lo que nos decían como únicas leyes y aceptar sus decisiones.

Cuando íbamos en la escuela, teníamos que obedecer las reglas escolares para evitar regaños, calificaciones bajas y baja autoestima. Tuvimos que aprender ha dibujar las rosas rojas con tallos verdes, elefantes grises y tigres pintos, cuando queríamos hacer rosas negras con tallos amarillos, elefantes azules y tigres rojos, tuvimos que aprender a dibujar como otros nos decían.

Cuando tuvimos la oportunidad de decidir la carrera que íbamos a estudiar, tuvimos que escuchar los consejos de los mayores que nos decían: Recuerda que debes elegir una carrera que tenga futuro, que puedas sacarle provecho y te deje dinero.

Cuando tuvimos la oportunidad de elegir a una pareja, tuvimos a los padres que nos recomendaban las características: Debe ser trabajador, honesto, responsable, con suficiente solventés económica… (Cuando se busca un hombre), o debe ser hogareña, sumisa, dedicada al hogar, buena madre y que sea capaz de comprender a los suegros… (Cuando se busca una mujer).

Al comprar o elegir algo, escuchamos comentarios positivos y negativos, comentarios que talvez buscan nuestro bienestar pero nos llena de confusión.

Nuestro presente es de mucha indecisión y de inseguridad. Buscamos medios para lograr la seguridad, talvez pensamientos de otros, libros, la religión, consejos de los mayores o aprendizajes del pasado.

Algún pensamiento o un buen juego de palabras, muchas veces suenan en nuestra mente como una ley o una expresión sabia, aunque no siempre sea así.

Muchas veces, la religión nos dice leyes de vida, consejos o forma de actuar, pero antes de analizarlo y conocer que tan benéfico es para nosotros, lo creemos y lo tomamos como leyes a realizar. Muchos consejos religiosos son consejos que ayudan a nuestro interior, pero cuando lo creemos sin analizarlos, nos pueden hacer mucho daño pues llevamos a cabo los consejos desde un plano mental y, omitimos la reflexión personal y el beneficio interior.

Actuar por convicción es un reto interior, es una forma de dejar la influencia de otros, y dedicarse a los pensamientos propios. Actuar por convicción es dibujar una flor gris con tallos rojos, es dibujar un elefante azul con orejas rosas. Es crear nuestras propias fantasías sin interesar las críticas de los demás. Es crear nuestros propios sueños y llevarlos a cabo sin oír los consejos negativos de otros.

Cuando actuamos por convicción, lo que nos proponemos hacer, ya sean hábitos positivos, creación de nuevos pensamientos o nueva forma de actuar, sabemos que eso nos trae beneficios y buscamos el logro con gusto, sin interesar si los demás cambian de hábitos o de pensamientos.

En la iglesia de Rocío le enseñaron a ayudar a los demás y estar al tanto del prójimo. Ella lleva a cabo este mandato, sin embargo ve cómo mucha gente no ayuda a su prójimo y le molesta tanto, que algunas veces tiene que decirles que sean hermanos unos a otros.

Cuando hacemos algo por recomendación de otros, y no analizamos el beneficio interior, nos convertimos en robots de acción, luchando por lograr lo que otros nos dicen, la lucha se vuelve constante y algunas veces hasta molesta, es cuando podemos detectar que estamos haciendo algo sólo porque lo escuchamos, se escucha bonito, o nos da estatus social. Y cuando vemos que otras personas ignoran estas recomendaciones nos molesta, nos convertimos intolerantes, y muchas veces hasta criticamos.

Cuando hacemos las cosas por convicción propia, sabemos que esto nos traerá beneficios, y nos deja de interesar si otros lo llevan a cabo o no. Cuando actuamos por convicción, sabemos que lo que, hacemos es bueno para nosotros, por lo que no nos afecta si los demás lo llevan a cabo o no. Si eres una persona ordenada a sabiendas que este buen hábito te trae beneficios personales, si conoces a otras personas desordenadas, no te afectarán.

Actuar por convicción, es una forma de buscar la seguridad en cada uno de nuestros actos. Sabemos que si no elegimos la mejor decisión, estamos logrando la madurez en cada equivocación, y constantemente estamos siendo nosotros mismos. Sabemos que los pensamientos de otros son sólo eso “pensamientos de otros”, y lo atraemos como nuestros cuando ya lo analizamos y sabemos que nos ayudará a ser mejor personas.

Aprende a ser tu mismo, a tomar tus propias decisiones, a tener tus propios pensamientos, a dejar la culpa provocada por aprendizajes de la niñez, y a dedicarte a crear tus propios pensamientos y tu propia forma de enfrentar la vida. Escucha los consejos de otros, los conocimientos de otros, analízalos, y antes de adoptarlos, piensa porqué lo tomarás.

Tienes toda una vida para aprender, toda una vida para cometer errores, toda una vida para tener caídas y volverte a levantar.

Tienes toda una vida para disfrutarla aprendiendo a actuar por propia convicción.


Autor del tema Actuar con convicción Rafael Zarate. M.

Gracias.



LUNA SERENA.

LOS GARBANZOS CONTIENEN TRIPTÓFANO, EL AMINOÁCIDO DEL BIENESTAR.

0 comentarios


Los garbanzos de la felicidad

Alejandra March

Quizá nuestros antepasados ya intuían lo que hoy se sabe: los garbanzos contienen triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina. Neurotransmisor que produce, entre otra cosas, sensación de bienestar.

Y es que unos científicos de la Universidad hebrea de Jerusalén acaban de descubrir, que los garbanzos tienen grandes cantidades de este aminoácido y varios estudios han demostrado, que la concentración de serotonina en el cerebro es directamente proporcional a la concentración de triptófano. Y que la ingesta dietética de triptófano influye directamente en la cantidad de serotonina en el plasma, el cerebro y en los niveles de todo el cuerpo.
Es decir a más triptófano, más serotonina, y a más serotonina, mayor sensación de felicidad.
Seguramente esto ya lo sabían nuestros antepasados, sino no se explica como prefirieron el garbanzo cultivado al silvestre, cuando eso les suponía un esfuerzo tan extraordinario. Se sabe que a finales de la edad de Bronce los garbanzos estuvieron presentes desde los Jardines Colgantes de Babilonia hasta la isla de Creta, donde se guardaban en grandes recipientes de barro para su conservación, pasando por las ofrendas fúnebres en los enterramientos de la isla de Chipre.
El nombre científico del garbanzo es ‘Cicer arietinum’ cuyo nombre deriva de cicer, que es el nombre latino de la cosecha y arietinum por la forma de ariete o espolón de su semilla y lo anecdótico es que hubo épocas en las que se asociaba al nombre de Marco Tulio Cicerón (106-43 a.), por pensarse que su apellido era consecuencia de tener una verruga en la nariz del tamaño de un garbanzo.
Con el tiempo y la riqueza de Roma este alimento fue perdiendo adeptos y ganando detractores, hasta llegar un momento en el que era símbolo de mal gusto, incluso Plauto hace referencias en una de sus comedias a los comedores de garbanzos como algo cómico. En España fue introducido por los cartagineses y se sabe que se recolectaba en Cartago Nova, introduciéndose enseguida a toda la península por ser una planta que, una vez seca su semilla, duraba mucho tiempo si no era atacada por el gorgojo.
Los primeros cristianos en el siglo III de nuestra era hacían fiestas en los cementerios para honrar a los difuntos, las cuales se llamaban "Parentalia" y que se celebraban desde del 13 al 21 de febrero, en estas fiestas los familiares llevaban ofrendas consistentes en vino, garbanzos, altramuces y habas, a tanto llegó su fama que se incluyó en las Feriae Publicae y fue el propio Quinto Séptimo Florencio Tertuliano el que tuvo que acabar con esta práctica.
A los garbanzos se le atribuyó durante mucho tiempo poderesafrodisíacos, tanto es así que se pensaba en la Edad Media, en Europa, que el consumo abusivo de esta gramínea era la causante del priapismo en los hombres. También esta leyenda se extendió a los países árabes en los cuales se pensaba que tomando un cocido hecho a base de cebollas pulverizadas, mezcladas con miel, a la cual se le agregaban los garbanzos también pulverizados y tomada dicha pócima poco antes de la llegada del invierno, darían al hombre una gran fuerza sexual. De igual forma el comer gran cantidad de garbanzos hechos con leche de camella y miel podía dar unos poderes sexuales especiales.
Y hoy sabemos que un bajo nivel de triptófano se relaciona con la depresión, la anorexia y se ha encontrado en muchos pacientes suicidas.
Y además también se sabe, que la deficiencia de niacina es muy común en el síndrome carcinoide y la niacina es, probablemente, un complemento necesario en cualquier enfermedad metabólica sospechosa de una carencia de triptófano, porque se forma a través del mismo. Y estos tumores pueden, a veces, inducir la formación de histamina, gastrina o bradiquinina presente en algunas psicopatologías. Las manifestaciones más habituales, incluyen la alucinación, la depresión, la ansiedad, el delirio y la demencia.
Este aminoácido se está empezando a utilizar, también, para la reducción del dolor (dolores de cabeza, dental y el dolor asociado con el cáncer).
El triptófano al estimular hormonas como la aldosterona, la renina y el cortisol,ayuda a combatir el insomnio, el estrés y en la postmenopausia. Los pacientes urémicos y los hipertensos se pueden beneficiar de los complementos de triptófano.
La administración de triptófano se ha asociado con una reducción del apetito en los pacientes deprimidos. Los complementos de triptófano pueden inhibir la gluconeogénesis, al elevar el azúcar sanguíneo, aumentar el aporte de glucosa al cerebro y disminuir el apetito. Por eso, además de ser útil como terapia adjunta de la hipoglucemia, se está utilizando contra la obesidad.
El metabolismo del triptófano requiere de una cantidad adecuada de biopterina, vitamina B6 y magnesio para hacer su función adecuadamente. Y la vitamina B6 también está involucrada en la conversión de triptófano en serotonina y en el metabolismo de otros metabolitos, por ejemplo, la quinurenina.
Se ha comprobado que las dietas altas en maíz pueden producir una deficiencia de triptófano y sus enzimas en tan sólo 2 días.
El triptófano es el aminoácido esencial menos abundante en los alimentos. Tiene una distribución inusual en ellos y la mayoría de las proteínas dietéticas son deficitarias en este aminoácido. El jamón y la carne contienen grandes cantidades de triptófano, así como las anchoas saladas, los quesos suizos y parmesanos, los huevos y las almendras. Por eso, los complementos de triptófano pueden ser de gran ayuda terapéutica.
El triptófano y su relación con el desarrollo cerebral y las alteraciones mentales, han despertado por estas razones, un gran interés para la Psiquiatría, convirtiéndose hoy día en el nutriente más estudiado por los investigadores.
La serotonina influye de tal manera en las alteraciones mentales, que su precursor, el triptófano, también ayuda en el tratamiento de manías, esquizofrenia o estrés crónico.
El triptófano ha demostrado, incluso, efectos positivos sobre la viabilidad del esperma humano.
Los garbanzos contienen gran cantidad de este aminoácido, de ahí que en Oriente Medio, donde una de las bases de su alimentación popular es el “humus” (potaje tradicional a base de garbanzos) los científicos hayan tenido en cuenta sus abrumadoras propiedades.
Los que lo toman aluden a lo inexplicable del estado de bienestar que les causa un buen plato de humus. Pero no es inexplicable, ello es debido a las enormes cantidades de triptófano que ingieren (los garbanzos contienen tres veces más triptófano que el resto de los alimentos).
El equipo de investigadores que ha hecho tal descubrimiento comenzó hace cinco años a estudiar los garbanzos, porque les extrañaba que una legumbre tan rara y difícil de cultivar, al contrario que otras como las lentejas, se empezara a cultivar hace 11.000 años.
Es muy curioso que los granjeros del neolítico se preocupasen por cultivar garbanzos con éxito, cuando podían cultivar otras legumbres mucho más fácilmente… Tuvieron que transformarla de una cosecha de invierno a una de verano, para evitar así los estragos de un hongo llamado Ascochyta. Y si esto hoy día es difícil, cuánto más les tuvo que costar hace más de diez mil años.
Y la pregunta que se hicieron fue: ¿por qué?, ¿por qué esforzarse tanto? Un trabajo tan duro sólo se hace por una razón: ellos ya intuían que los garbanzos tenían algo que ninguna otra legumbre tenía, algo tan valioso y único que merecía la pena luchar por cultivarlos.
Y miles de años más tarde, el tiempo les da la razón, consiguieron una de las recetas de la felicidad: los garbanzos.
El humus ha llegado incluso hasta nuestro país. Que aunque tenemos una gran variedad de platos con garbanzos, no está de más probar algo diferente. Cientos de establecimientos de comida árabe lo incluyen en sus menús, pero es muy, muy fácil de preparar en casa, y ya sabemos cuánto nos va a beneficiar. Toma nota:
Tan sólo has de mezclar los ingredientes en una olla y batirlos con la batidora hasta lograr una pasta uniforme.
  • 400 gramos de garbanzos cocidos
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de pasta de sésamo
  • una pizca de comino
  • sal y pimienta negra
  • zumo de medio limón
  • 3 cucharaditas de aceite de oliva
Los árabes lo toman con pan de pita o tostado, mezclado con zanahorias, apio, pimientos, tomate… según gustos. Basta un poco de imaginación y la sonrisa te saldrá en seguida.
¡Que aproveche!







+ INFORMACIÓN SOBRE EL TEMA...
Haz clic en el titulo y

Un abrazo para Todos.

LUNA SERENA.

TEST DE LA INTUICIÓN. PRUEBA.

Tarot Los Arcanos