¿QUE QUEREMOS EN LA VIDA O COMO QUEREMOS QUE SEA?

4 comentarios

¿Que es lo que queremos ser o tener en la vida?

*Elije siempre todo con lo que te encuentres a gusto, tranquil@ y feliz. Ya sean sentimientos, forma de vida, trabajo, actitudes, amigos... Elude lo que te provoque malestar, daño.

"La vida es algo muy grande como para desperdiciarla con malestares o situaciones que nos aportan incertidumbre de cualquier tipo que nos llevan a la infelicidad o a la inseguridad".

*"El bienestar se valora conforme tu te encuentres emocional y físicamente. Haz lo que te haga sentir bien y en paz contigo mismo a la vez que con el entorno".

*"La sonrisa y los ojos son la expresión del alma. Según la expresión que tengan así estará".

*"Yo soy lo que quiera ser y tu seras lo quieras ser. Nuestra vida es nuestra y nadie tiene el derecho de manejarla, no dejes que lo hagan. Si lo haces consciente o inconscientemente vivirás y harás la vida de otro y para cuando te des cuenta habrás perdido mucho. Ese tiempo ya no vuelve y quizás...cuanto habremos perdido"

*No dejes que el mal humor, el enfado, la ira te ciegue, perderás momentos realmente hermosos con la persona que la explayes, apagando el amor o la amistad. Cuando te sientas así piensa en el cariño, la amistad o el amor que sientes por alguien, los sentimientos negativos disminuirán.
No tienes porque pagar los problemas y enfados con nadie, no tienen la culpa de ello ni de la falta de dominio de tu persona.

"La vida con control de lo negativo se vive mucho mejor y más feliz".

maricmasi.


FELIZ SEMANA Y FELIZ DESCANSO EN ESTA NOCHE.

RECIBID UN ABRAZO LLENO DE AMOR.

LUNA SERENA.

COMO PENSAR EN POSITIVO Y EL BENEFICIO DE HACERLO.

0 comentarios

Hoy prosigo con un capitulo del libro Como practicar la meditación realizado según los conocimientos del yogui Swami Vishnu- Devananda y a los Acharyas de los Centros Internacionales de Yoga Sivananda Vedanta ( miembros de la Junta Ejecutiva). De la editorial R.B.A.


EL PENSAMIENTO POSITIVO EN ACCIÓN.

¿Cómo podemos controlar una mente que, en palabras de Swami Sivananda, es comparable a un mono salvaje, borracho y con picaduras de escorpión? ¿Como podemos evitar la constante reconstrucción de situaciones pasadas, o la planificación de un futuro imaginario? ¿Por qué nos encontramos tan a menudo envueltos en una situación con las mismas frustraciones, los mismos problemas una y otra vez? Una vez reconocido el desarrollo de los esquemas de pensamiento, el paso siguiente es darse cuenta del contenido de estos esquemas, de lo que pensamos realmente. Es imposible que cambiemos a menos que reconozcamos que el cambio es necesario. No podemos aplacar nuestra ira a menos que no reconozcamos que estamos enfadados. Percibimos claramente lo que pasa en las mentes y vidas de los demás, pero cuando se trata de las nuestras, tenemos una perspectiva muy reducida. Para desarrollar esta perspectiva, debemos convertirnos en testimonios y observar la mente. Una de las maneras más efectivas de nutrir nuestra capacidad de convertirnos en testigos es escribir un diario espiritual.
Esta práctica requiere paciencia y perseverancia, pero poco a poco podremos observarnos a nosotros mismos en acción, como si fuéramos el personaje de una película. Veremos cuándo aparece la ira o cuándo nos preocupamos o, cuándo evitamos ciertas situaciones o personas, y esa situación aventajada nos proporcionará la oportunidad de cambiar. observar cómo actúan los demás y después preguntarnos con franqueza sí nosotros actuamos de la misma manera también nos proporcionará más conocimientos sobre nuestro propio comportamiento.

En el yoga se usan muchos métodos para despertar la vibración de nuestros pensamientos. Entre ellos están las asanas y el pranayama, las técnicas de concentración, los mantras, la introspección y el autoanálisis.

Una de las mejores técnicas para reforzar el pensamiento positivo es la práctica de pensar lo contrario. se trata de acostumbrar la mente a los opuestos y aprender a sustituir los pensamientos negativos por otros pensamientos positivos. El odio no se quita con odio, sino con amor. Consiste en examinar nuestro carácter y escoger un rasgo negativo, y luego pensar en su opuesto. Pongamos que nos irritamos con facilidad. El opuesto de la irritabilidad es la paciencia. Por eso nos sentaremos cada mañana a una hora determinada en posición de meditación durante quince minutos y pensaremos en la paciencia. Pensaremos en su valor y en su práctica en condiciones adversas o provocadoras, recordando un incidente en el que se precisaba de paciencia, luego otro, pensando a un ritmo tan constante como sea posible y haciendo regresar la mente cuando intente desviarse. Pensaremos que nosotros mismos somos perfectamente pacientes y acabaremos con un voto: "La paciencia es mi verdadero ser, la que siento, y en la que voy a basar mis acciones a partir de hoy" Puede que durante unos cuantos días no ocurra ningún cambio perceptible. Pero si continuamos practicando regularmente cada mañana, muy pronto, cuando se manifieste la irritabilidad, un pensamiento nacerá en nuestra mente: "Debería haber sido más paciente". Continuaremos practicando. Dentro de poco, los recordatorios de paciencia aparecerán ocasionalmente cuando emerja la irritabilidad, y su manifestación externa se frenará. Pero aún así seguiremos practicando. El impulso de irritabilidad se irá debilitando y la paciencia se convertirá en nuestra respuesta normal hacia el enfado. Podemos usar este poderoso método para desarrollar algunas virtudes como la compasión, el autocontrol, la pureza, la humildad, la benevolencia, la nobleza y la generosidad.

Una de las grandes prácticas que existe en todas las tradiciones espirituales para estimular la mente de una manera positiva es intentar disminuir los deseos. Los deseos por sí mismos son inofensivos, pero el poder de la imaginación los hace más fuertes. El deseo suele engendrar más deseo, en un círculo vicioso que crea inquietud y codicia en la mente. Los deseos insatisfechos provocan frustración e ira, y pueden desembocar en discordia y animadversión. Cuando en su mente aparezca un deseo y lo reconozca como algo improductivo, ponga toda la atención de su mente en alguna otra cosa para que samskara no se desarrolle. El deseo es un estado de carencia. Todos los deseos nacen de nuestro deseo de ser amados. Mientras nos sintamos vacíos por dentro, siempre desearemos llenar ese vacío con algo procedente de nuestro exterior: objectos materiales, alimento, relaciones. Debemos cambiar nuestra dirección y conectarnos de nuevo con la fuente de amor situada dentro de nuestro corazón espiritual.

La visualización y las afirmaciones son métodos poderosos para cambiar los esquemas de pensamiento. Pongamos que quiere desarrollar el coraje. Cuando esté conduciendo, caminando, lavando o esperando el autobús, afirme mentalmente: "Soy valiente, tengo una voluntad fuerte" durante diez minutos profundamente concentrado.

Escribas notas que le recuerden que es valiente y guárdelas en el bolsillo. Visualícese a sí mismo como alguien valiente justo antes de enfrentarse a una situación que le haga sentirse ansioso. Verá como el miedo se disipa. Cuando se enfrente a las dificultades del día a día, considérelas como desafíos, no como obstáculos. No piense que los fallos siempre son algo negativo. Un bebé cae un millón de veces antes de aprender a caminar, pero no abandona hasta que consigue su objetivo. De la misma manera, podemos comparar cada error que cometemos con un peldaño que ya hemos subido en el camino del éxito. De acuerdo con las palabras de Swami Sivananda: "El alma atrae lo que secretamente alberga y también lo que teme". Hasta que no nos enfrentemos a nuestros miedos, nos perseguirán. Puede que adopten diferentes formas, pero la esencia del miedo será la misma. Practicar el coraje nos permite enfrentarnos al miedo. ¿Cuantas veces nos ha cogido por sorpresa una situación que nos preocupa y al final vemos que la hemos tratado de una manera mucho más habilidosa y fuerte de lo que pensábamos? La imaginación desbarata nuestras mentes, creando preocupación y ansiedad, sin dejarnos vivir el presente. En el momento en que paramos de pensar en el futuro y en el pasado y ponemos toda nuestra atención en el presente encontramos una vida enriquecedora y gratificante que nos está esperando.

El pensamiento positivo no es sólo una práctica espiritual beneficiosa, sino una necesidad Swami Sivananda insiste en que nos esforcemos incansablemente en erradicar los pensamientos negativos y que desarrollemos los positivos. Sin el pensamiento positivo, la paz mundial no es posible. Tan sólo seremos capaces de pensar positivamente si poseemos una visión superior y vivimos en la conciencia de la unidad de toda la creación, al mismo tiempo que comprendamos que la vida debe ser vivida de una manera ética, desinteresada y generosa. A menos que seamos capaces de poner los principios de este pensamiento en práctica, no habrá cambios tangibles en nuestra vida ni en el mundo. Los beneficios del pensamiento positivo se transmiten a los demás porque todos compartimos el mismo mundo de pensamientos. Una vez que dominemos el arte del pensamiento positivo, seremos felices, estaremos en armonía y paz, y podremos continuar practicando una intensa meditación.

Cuando aparezcan los malos pensamientos, como la injuria y la falsedad, ya sean practicados, pensados o aprobados a través de la codicia, la ira o el engaño; tanto si son de intensidad suave, media o alta y son de ignorancia y miseria infinita, pruebe el método de pensar en sus pensamientos opuestos positivos, o de acostumbrar su mente a los opuestos.

Patanjali, Yoga Sutras II-34


UN ABRAZO ETERNO LLENO DE AMOR.

LUNA SERENA.

TEST DE LA INTUICIÓN. PRUEBA.

Tarot Los Arcanos