LA PINZA NOS AYUDA. YOGA.


Estamos en un tiempo en que los dolores musculares, sobre todo, están a la orden del día, seguidamente os paso sencillos ejercicios, los cuales nos pueden ayudar a beneficiarnos, consiguiendo posicionar y oxigenar nuestra estructura osea y muscular, sintiéndonos mejor.

Es más que necesario realizar alguna actividad física, pero sobre todo de equilibrio de nuestro cuerpo, como es el yoga consiguiendo a la vez beneficiarnos interior y mentalmente.



Os guió.



Es una serie de sencillos ejercicios, ni que decir tiene, que se han de realizar sin forzar, hacerlos suavemente y siguiendo la respiración.





Empezamos.

Nos sentamos en el suelo, encima de una esterilla o alfombra, hemos de dejar el ano libre, junto con la espalda, es decir, no quedar sentados encima de él, sino en las nalgas, pondremos recta la espalda, pero relajados.
Abrimos las piernas, lo más que podamos pero sin forzar, qué estemos cómodos en la posición, podemos dejar si no podemos dejarlas totalmente rectas, dejarlas ligeramente dobladas, cada uno dentro de sus posibilidades, nunca, se ha de sentir dolor, en el caso de que surgiera, retrocede un poco.
Espalda recta y piernas abiertas, ¿si?
Levantamos los brazos rectos a la espalda, hacia arriba y de ahí , giramos hacia la derecha, cogemos aire despacio y vamos despacio a la pierna del mismo lado, parte baja de la barriga pegada o lo mas cerca que podamos del principio de la nalga, seguimos bajando, cuando llegamos a tocar la rodilla con la nariz o barbilla, volvemos hacia arriba, despacio, sacando aire, a la posición inicial.
Volvemos al centro, cogiendo aire, brazos arriba, sacamos aire, estiramos ligeramente hacia el techo, cogiendo aire, y dejamos de estirar sacando aire, siempre despacio. Una vez.
Volvemos a coger aire despacio, giramos hacia la izquierda, y bajamos a la pierna del mismo lado , hasta llegar a la rodilla, subimos sacando aire despacio. Volvemos al centro con los brazos hacia arriba, estiramos, cogemos aire, y volvemos a realizar con el lado izquierdo, y luego otra vez el derecho, así una tanda de 3 veces, hasta 5 o 7 cuando ya llevemos días haciéndolo. Siempre terminando con el lado derecho.
Luego en la misma posición, cuando llegamos al centro, una vez terminada la tanda, relajamos, bajamos los brazos, cerramos las piernas,
y vemos como esta nuestra espalda, la ponemos recta, y volvemos a alzar los brazos,
recordar, ano libre o casi libre, espalda recta, pero relajada, 
cogemos aire, y bajamos con las piernas rectas o flexionadas, hacia las rodillas, mirada a la punta de los pies.
Subimos, sacando el aire, de 3 a 7 veces, según la flexibilidad y costumbre de realizar ejercicio de cada uno.
Cuando lleguemos a la tercera, nos podemos quedar en la posición de piernas cerradas, y cuerpo hacia ellas, realizando unas cuantas respiraciones, las que podamos aguantar o necesitar,
las respiraciones las haremos de la siguiente forma, 
cogemos aire desde el coxis, pubis, parte baja del abdomen, hacia la parte alta de la columna, nuca, pasando la respiración consciente por ella, sacamos desde la nuca-columna hasta la parte baja de la espalda, coxis, y así sucesivamente, fijando la respiración de la forma descrita, y a ...relajarse.

Bendecido ejercicio y bendigo Tú Ser en amor y gratitud,
Namasté.


Beneficios
· Aumenta la movilidad a la columna vertebral, hacia adelante. Contrarresta lordosis lumbar y cervical.
· Flexibiliza la parte posterior del cuerpo. Trabaja la zona del abdomen.
· Mantiene la movilidad de las articulaciones.
· Favorece la circulación sanguínea en la zona de la columna y favorece la irrigación hacia la cabeza.
· Alivia la compresión de los filamentos nerviosos que salen desde la columna. Especialmente los de la zona cervical y lumbar.
· Ásana indicada en casos de estreñimiento.
Contraindicaciones
· En cifosis dorsal.
· En caso de acortamiento en caderas y miembros in­feriores.
· Si hay tensión en la zona de caderas y piernas pue­den producirse adormecimientos o calambres en pies y piernas.
· Inflamación de los órganos de la zona pélvica y ab­dominal.
En la mayoría de los casos es beneficiosa la postura, pero se debe realizar con cuidado en caso de pinza­mientos, hernias de disco en la zona cervical o lumbar, lumbalgias, inflamación del nervio ciático.

Contraposturas

Matsyasana (el pez).
Ásana de alargamiento de toda la parte posterior del cuerpo; talones, piernas, caderas, columna y cervicales.


No hay comentarios:

TEST DE LA INTUICIÓN. PRUEBA.

Tarot Los Arcanos