ÚLTIMAS EXPLOSIONES SOLARES, PRINCIPIOS DEL 2011.

El 14 de febrero de 2011 podrá ser recordado como el día en que nos libramos de una buena. En un acto supremo de ironía cósmica, en el día de los enamorados la sonda SDO (Solar Dynamics Observatory) de la NASA detectó una llamarada de clase X, la más potente de cuantas es capaz de emitir el Sol, que originó una tormenta electromagnética sin precedentes en mucho tiempo. Los astrónomos y los expertos en “meteorología solar” alertaron del peligro de que los potentes chorros de partículas que iban a impactar en cuestión de horas contra nuestra magnetosfera podrían dañar peligrosamente todo nuestro sistema tecnológico.

Por suerte esta vez, la dirección del viento solar fue paralela a nuestro campo magnético, afectándolo tangencialmente y originando impresionantes auroras boreales en las regiones árticas, pero poco más, salvo ciertas averías en los sistemas de comunicaciones de China.

Desde hace un par de años, los astrónomos se están tomando muy en serio este asunto de las tormentas solares. Acabamos de entrar en un ciclo solar que está previsto que sea el más activo de los últimos 150 años, desde que el llamadoevento Carrington de 1859 acabó con la red de telégrafos de Estados Unidos y Europa, y aún no parece que estemos preparados. De hecho, puede que nunca lo estemos.

Hace unos meses, la NASA inició las pruebas de un protocolo de actuación que han denominado “Solar Shield” (“Escudo Solar”), y que consiste en un sistema de alerta mediante una red de satélites que, una vez detectada la eyección de masa coronaria, pasaría a ser coordinado por una plataforma de expertos que habrán de determinar en cuestión de horas los puntos críticos que se verán afectados y las medidas a tomar. La más asequible hasta ahora, y posiblemente la única, será la desconexión de las grandes centrales mientras dure la sobrecarga magnética, algo que puede durar días e incluso semanas.

Los problemas a que se está enfrentando este programa “Solar Shield” son, en primer lugar, que, a día de hoy, resulta imposible determinar la dirección del plasma solar hasta el momento mismo de su impacto contra la Tierra. Y, en segundo lugar, que el 33% de las tormentas solares no se detectan a tiempo.

Para colmo, no ha faltado tiempo para que los recelos sobre el uso estratégico y militar de este sistema hayan asaltado los foros de discusión, y es que quien controle el “escudo solar” es quien tendrá el poder de avisar o no avisar, y a quién alertar y a quién dejar sin posibilidad de reacción.

Mientras tanto, ya sabemos que la cosa va en serio. Sólo es cuestión de tiempo. Por primera vez en la Historia, una catástrofe natural va a ser la mayor enemiga del mundo civilizado, ese que hasta ahora nos ha mecido en el sopor de la comodidad tecnológica, en la seguridad de edificios a prueba de terremotos, en la actuación inmediata en caso de inundaciones. El resto del mundo, la gran mayoría silenciosa y silenciada que sobrevive de día en día y que casi no dispone de aparatos electrónicos, apenas lo notará, como ocurrió en 1859. ¿No es quizás el primer caso de justicia cósmica del que la humanidad haya podido ser testigo? Los ciclos solares siempre han estado ahí, pero no hemos sido lo suficientemente humildes para crear una civilización adaptada a los compases que marca la naturaleza en que vivimos.

La quinta profecía maya habla del hombre redimido. El miedo sobre el que se fundamenta nuestra civilización se transformará simultáneamente con el planeta para provocar una nueva realidad de armonía. Los sistemas fallarán y el caos generado actuará para enfrentar al hombre consigo mismo y hacerle ver la necesidad de reorganizar la sociedad de acuerdo a los ritmos de la naturaleza, y continuar así, superados el miedo y el desconcierto, en el camino de la evolución que nos lleve a comprender nuestro lugar en este universo del que nada sabemos. Aún. Qué pena que no seamos capaces de darnos cuenta de ello sin tener que asistir a catástrofe alguna.

Cuarto Milenio, 06/03/2011. Mesa redonda con Jose Manuel Nieves, corresponsal de ciencia del diaro ABC, y Alberto Jiménez, director del Observatorio de Borobia (Soria):

+Información. Fuente. http://www.amanecer2012.com/ciencia/el-sol-ataca-por-sorpresa/

UN ABRAZO LLENO DE LUZ PARA TODO EL PLANETA Y TODOS LOS QUE ESTAMOS EN ÉL. CON AMOR.

LUNA SERENA.

4 comentarios:

DDmx dijo...

Es uno de los temas que mas me gusta, y agobia.

Mari C . Masi. dijo...

Hola DDmx, no te agobies con ello, pues aún no tenemos problemas serios con ello, de hecho el 14 de febrero pudimos tenerlos y no, es decir que en cierta manera estamos protegidos, solo que los gobernantes por si acaso deberían empezar a prever. Este tema quizás no es el que nos deba asustar puede haber otros + preocupantes. A no ser que venga una explosión realmente muy intensa, + de lo que nadie cree, que entonces...
Soy de las que piensan que no hay que preocuparse por cosas que aún no han sucedido porque probablemente no sucedan nunca, pero si ser previsores ante los posibles acontecimientos, solo te diré una cosa que lo que tenga que suceder sucederá y todo ello ayudara a ver la gran verdad y necesidad de la unidad con el Todo y veremos de lo que realmente es capaz el ser humano por sus congéneres y por la subsistencia mutua. Nacerá y seremos conscientes de la fuerza del Amor y lo que se puede alcanzar mediante este en unión. Algo que es totalmente necesario en la existencia y relación con el Universo y todo lo que nos rodea.
Vive en Paz y tranquilo, todo fluye como tiene que fluir dentro de la serenidad y de la gran fuente de la Vida, el Amor.

Anónimo dijo...

No se si es mejor saber todo esto o mantenerse en la ignorancia, verdaderamente consecuencias terrorificas para todos sin duda alguna.
Creer en el ser humano bajo esta amenaza tan real eso si va a ser ciencia ficción.
un saludo y suerte para todos

Mari C . Masi. o Montse Cobas. dijo...

Hola Anonimo, me gustaría que hubieras dado tu nombre, no hay nada que esconder ni temer, pero lo respeto.

Es bueno siempre saber, creo yo, por lo menos yo lo quiero, puedes hacerte a la idea, pre-veer y ayudar incluso, hay maneras créeme.

No hay que creer en el ser humano, sino creer primero en uno mismo primero y en nuestras capacidades, que son muchas.

Más que suerte, resultados positivos para los que en cierta manera pueden ayudar.

Creer en el bien y tener buenos sentimientos, es una de las formas para ayudar, se crea energía blanca, positiva, que junta puede ayudar a los fines de protección de nuestro Planeta. Cuanta + mejor.

Un saludo. Todo ira bien o lo mejor que se pueda dentro de las circunstancias que vengan.

Espero te vuelvas a pasar.

BUSCADOR DE VUELOS BARATOS Y HOTELES

TEST DE LA INTUICIÓN. PRUEBA.

Tarot Los Arcanos