0 comentarios


💛

 https://youtu.be/CXSV98tr51A

💙

Vemos desde la posición contemplativa, desde el sentimiento, desde nuestro Yo interior, unidos a la Madre-Padre Universal. Y desde ahí conocemos, sentimos, lo que realmente somos, y es.

En Paz, en armonía, desde el Amor más profundo que nos inunda, ese Amor subyacente, qué yace en Nosotros.

Ahora, conociéndonos, realmente, más profundamente.

Todos en este momento.

Somos Uno.


Por Montse Cobas.


Descansen tranquilos.

Buenas noches.

0 comentarios

 

🌹

Toda la bondad, ya, qué emerge, ante está nueva esencia que nos impregna, nos inunda.

Toda la comprensión ante los acontecimientos, pasados, presentes y futuros, qué se observan, se perciben más qué nada.

Es cómo una aurora que nos describe, qué nos asiente, qué nos descubre, qué hace sentirnos diferentes, de otra forma, fundamental, ante lo nuevo, no visto, ni descubierto, ni tan siquiera ejercido por la mano humana, es intrínseco, se siente desde nuestro Corazón, unido al de la Gran Madre-Padre, el origen de toda vida. Eterna, pues esta dentro de la eternidad.


Muy buenos días, hoy desde lo profundo, desde lo qué siento, y muchos sentirán, o sienten, perciben.


Son nuevos tiempos. 


✨✨✨🤍✨💗✨🤍✨✨✨✨


Lo entendéis tal cuál quiero dejar entrever, lo percibís vosotros también.


???


Ya.

Se hace bastante más llevadero, estamos abiertos al cambio y dentro de la transformación propia junto al Gran Ser.

Amoldándonos.

Es, muy intrínseco, dentro de lo más intrínseco y natural.

Con el medio, el Gran Medio existencial.


Por Montse Cobas.

0 comentarios

 



Todo va a cambiar tanto.

Y lo haremos desde nuestro interior, desde otra percepción, la del corazón, la de la eternidad, nadie quedara atrás, todos sentirán.

Y se abrirán.

A la Energía, vibración entrante.

Ya, más estable, más tolerada, más sentida, más transmutada a esta nueva realidad.

Una realidad, qué pocos ven, pero qué ya se adentran a ella, sin darnos cuenta.

Pero, qué se percibe.


Por Alma Azul.

0 comentarios

 


Buenos días. 


✨💛


En estos tiempos en los qué tenemos circunstancias, emociones, descubrimientos algo adversos, qué cuestan, abriéndonos a la verdad escondida...muchas veces dentro nuestro, e incluso invalidada, bloqueada, no generada por nosotros directamente, hasta qué cogemos y entendemos la responsabilidad, las riendas de nuestra vida.

Debemos descubrir qué somos mucho más qué la situación, qué todo esta en nuestro interior, en nuestras formas, en nuestro ser, en querer o no querer, sabiendo, haciendo por fluir lo importante, emergiendo esa energía interior que fluye ante nuestro deseo, de estar bien ante todo, de desconectar de todo ello, son instantes, momentos, ilusorios qué aparecen cómo otra realidad,

encontrando, encontrándonos, ahí dónde emerge, descubriendo, qué somos lo qué somos y qué podemos sentir y accionar nuestro bienestar, dejando aparte lo que nos agobia, desestabiliza, desde ese momento qué los sentimos así, aún pudiendo ser unos minutos, unas horas, percibimos la naturaleza innata qué aparece y esta, sintiéndonos libres, naturales, incorporados en esa esencia estable qué nos hace estar serenos, acogidos, entendidos, qué todo esta bien en ese apogeo.

Es, algo primordial que nos envuelve, qué nos hace estabilizarnos, ver desde otra perspectiva, lo real y subyacente, entender qué es lo qué ha de ser y queremos accionar, en ese pequeño episodio, comprendemos desde nuestro corazón, qué ha de ser, y lo qué hemos de acometer, observando, percibiendo, queriendo ser y estar,

dónde y cómo elijamos.

Todo es percepción, todo es naturaleza propia e innata, qué nos lleva y deriva a nuestros mayores deseos, a lo qué queremos cuándo somos capaces de ver, sentir, amar desde muy adentro, y elegir desde nuestro Corazón junto al medio natural e intrínseco que somos, en el cuál estamos y exige.

El Gran Corazón.

El pulso de toda vida.

El Mayor Pulso, latido del Universo.


Luz y Estabilidad.


✨💛


Por Alma Azul.


Sensitiva....


Perceptiva.


En estos minutos...largos.

Es un sentimiento, una emoción, un estado, latente, nunca mejor dicho, pero muy armonioso y de mucha tranquilidad.

La qué da.