Temor.

0 comentarios

 


No hay temor.


Hay justicia.


Divina, 

se da cuándo se ha de dar. Por lo dicho, por justicia.


Y así ha de ser.


Mensaje canalizado de hace unos momentos, junto a otros anteriores.


Espera.


El mundo esta lleno de injusticias qué se han de subsanar.

Al final.

0 comentarios

 


Al final siempre hay una orden divina.


Para quien se lo merece.

No es de gratis, nada lo es.


Y sí, digo una orden divina, porque hay algo qué no se ve, pero se puede percibir, qué ejerce.

Dictamen.

Paz y Sanación.

0 comentarios

 


✨🌌✨


El mundo, las circunstancias, las vivencias, el entresijo, es el qué es.

Está puesto "ahí"...

Nosotros cómo seres individuales qué somos, estamos en el lugar qué estamos, observando, qué poco a poco se va dejando ver, no sé sí para todos, pero sí para los qué han evolucionado, trabajado en su ser superior espiritual, amoldados e incorporados a la nueva energía o esencia para ir avanzando, dejando atrás; superando lo qué se ha de superar, transmutando las huellas qué ha dejado a su paso todas las vivencias del pasado incluso memorias ancestrales qué aún persisten en nuestro cuerpo espiritual. No es para nada fácil, la conciencia de ello, llegando a cada una de las energías incrustadas, observando las emociones, traumas qué las originaron para reconocerlas, soltar, limpiar y regenerar la zona o zonas muy intrínsecas, en cada minúsculo punto, célula, parte obstruida y distorsionada por ellas.

Cada vez qué lo hacemos podemos tener un rebrote qué reporta un cierto padecimiento o sufrimiento de mayor o menor grado ya qué al soltar y liberar hay que reajustar el cuerpo físico-emocional-espiritual-Alma, ante ese desequilibrio originando por la extracción de esa energía calcificada oscura qué no es otra cosa qué el fluir energético qué ejerce un malestar, una emoción, o un trauma no superado e incluso por otros temas qué se pueden observar una vez se accede a cada uno de esos espacios volviendo al equilibrio una vez reajustados.

Es cómo abrir una herida, para sacar el pus o una infección, o cómo al qué tras el rompimiento de un hueso, duele, ha de volverlo a reajustar y nivelar, es un trabajo propio de la zona y de la totalidad del cuerpo, por lo tanto hasta qué vuelve a regenerar y colocar, puede haber una cierta molestia o padecimiento, dependiendo del espacio ocupado y liberado, volviendo a su estado natural sano.


Cuánto más llevamos avanzado este trabajo propio o con ayuda de otra persona o personas, más conscientes somos, y me atrevería a decir, de todo. O, al menos, poco a poco, lo hacemos. A cada paso dado...


La nueva esencia es fluida, carente de oscuridad, es fuerte, transmutadora de las zonas leves de obstrucción, pero no por ello sin ser conscientes, no, lo somos y seremos, al eliminar lo qué se deba eliminar, por eso, tendremos diversos momentos, desde tristeza, cansancio, irritabilidad, confusión, dolores musculares o físicos, claridad qué nos abre a otros conocimientos o dimensiones lo más "mágico" ya qué nos podemos sentir cómo en otra mundo, otra zona, o otra virtualidad, pero real.

Se está haciendo real. 


Por eso al introducirnos en él, vamos dejando atrás, o paralelamente otras líneas evolutivas, vamos a decirlo así, viéndolas desde la zona en la cuál podamos estar en ese momento.  Ahí desaparece todo lo anómalo, no existe. Fluyes, y observas tu alrededor, nada más, dejando atrás poco a poco la incomprensión, comprendiendo.


Y es substancial, fascinante, en, y desde su conciencia, darnos cuenta.

Fluyendo en ella.


Muy buenos días, hoy un tema, real, pero qué pocos muy probablemente entiendan, o, sí, y más al compartirlo pueda seros de suma ayuda para vuestra propia comprensión y entendimiento de lo qué os pueda estar ocurriendo.

Ojala, sea así.


Namasté. 💛


Paz y Sanación en todas sus formas.


Espero haya podido ser de ayuda.