Al final...

0 comentarios

 


💥


Al final uno se da cuenta, qué en la diferencia se es y se escoge.

Cada uno de nosotros es diferente y en esa desigualdad cómo seres, se actúa, y se es distinto.


Hay qué tener voluntad, constancia, imaginación y saber, para conseguir todo lo qué queramos lograr en nuestra vida, ya sea cuidarnos, trabajar en un determinado lugar o de una determinada forma, acceder al éxito y fortuna, conseguir buenas relaciones, querer conocer y ver para poder accionar mejor y con capacidad de diagnostico adecuado.

No es fácil, y siempre de una manera o otra se requiere de ayuda, pues nada somos, ni nada se consigue sin el otro. Con su buena voluntad, y mutua sobre todo.


Cuidarse por ejemplo requiere de un cierto conocimiento, al cuál hay qué querer acceder, a veces incluso sacrificio, pues hacer cada día unos determinados ejercicios o deporte adecuado a nuestras circunstancias o malestares qué queremos solucionar, requiere de fuerza y voluntad para buscar e indagar qué se puede hacer y hacerlo. 

Incluso si los kiwis van bien junto a otras frutas o verduras para aumentar nuestro sistema inmunológico, hay qué comerlas, nos gusten o no, siempre se puede acceder a las qué más nos gusten, claro está. Hay qué introducirlas en nuestra dieta sí queremos dicho logro, qué muchos no están dispuestos porque no les gustan, por ejemplo, quiero decir, qué los beneficios y los logros no caen del cielo, hay qué accionar para conseguirlo. 

Y al final, cómo es algo benigno a no ser qué se sea alérgico o intolerante a algún nutriente, terminamos acostumbrándonos a integrarlo en nuestra alimentación y más si sabemos de sus amplios beneficios para nuestra salud y los queremos.

En esté caso comentando sobre la alimentación y el ejercicio físico y su relación con nuestro bienestar. 

En otros temas hay muchas maneras de conseguir nuestros deseos, pero siempre priorizar, al menos yo soy de está opinión o hacer, los menos dañinos o los más favorables para nosotros y sí se pude para el resto, realizando con constancia y buena voluntad. Porqué al final vemos qué en determinados casos hay qué ser un poco egoísta, y priorizarnos.


Somos por decirlo de alguna manera los inconformistas, los qué no nos conformamos con la primera información o parecer, o consejo, hay qué saber hasta qué punto nos va bien en base a nuestra naturaleza, y nos es beneficioso y sí puede ser cierto y licito.


He pasado por diferentes experiencias, en el tiempo, con las cuales por el hecho de confiar, me he visto en situaciones ingratas o indeseadas, de ahí mi investigación, indagación o desconfianza, ni qué decir tiene, qué aún sabiendo se puede caer, porque hay diferentes técnicas o situaciones, que se usan para los qué quieren conseguir fines no demasiado honestos, o incluso pueden parecer lícitos a primera instancia qué con el tiempo igual no hubiéramos accedido a ese consejo, sabiendo lo qué se consigue saber con el pasar de ese mismo tiempo. La experiencia y el conocimiento de la situación y resultado.

Es, la vida en sí con sus vivencias la qué nos enseña, ha abrir los ojos, observando y diagnosticando. Las experiencias propias, únicas para nosotros y qué nos denotan de un gran aprendizaje. Pudiendo muchas veces compartirlas con el resto, pero no siempre quieren saber. Algo qué al final hay qué respetar. Probablemente lo han de vivir e igual no les toca hacerlo, así qué cada uno en su trayecto y circunstancias, en su momento. Sí por lo qué sea lo han de ver, les llegará sin buscarlo, a mi me a pasado infinidad de veces.

Hoy por hoy, ya lo estamos viendo, siempre hay y pueden haber trampas, en las cuáles podemos caer por nosotros mismos y por otros.


Al final he observado, qué mantenerse sano requiere más qué nada de estabilidad y equilibrio emocional y psicológico, aún tengas alguna circunstancia de salud, porque lograrlo te lleva a la posible cura, a la estabilización de cualquier alteración de ella con el bienestar requerido, y por sobre todo al mejor hacer para conseguirlo. Diagnosticando y haciendo. Eso qué dicen qué no hay mejor médico qué uno mismo, tiene mucha razón, perdido el equilibrio, también se pierde el poder ver adecuado, a la vez qué no todos pueden ver, pues no saben ni indagan y entonces requieren de consejo y ayuda por parte de otros, todos en un momento dado, sin duda, pero ha tener en cuenta esta particularidad.

El interés por sobre todo nuestro. De querer mejorar y querer hacer lo mejor y adecuado a nosotros, a nuestra circunstancia o circunstancias y nuestra propia naturaleza. Es nuestra propia responsabilidad para con nosotros innata. Somos responsables de nuestra vida y de lo qué acontezca en ella a través de nuestros actos, pensamientos y obras, va todo unido.

Sí qué es verdad qué estamos influenciados por causas o factores externos, pero el cómo reaccionemos y hagamos es nuestra responsabilidad. Con lo cuál viviremos. O, no. Pues hay decisiones qué llevan a situaciones de las cuáles ya no hay marcha atrás.


Al final, cada uno de nosotros vamos aprendiendo, pasito a paso, con muchos pasos.

¿Cuántos pasos llevamos dados...?

De ahí la sabiduría y el aprendizaje.

Muchos ya lo traen de otras vidas. De ahí su saber y posibilidad o posibilidades. Pero, siempre con el resto.

Influenciados todos por el entorno, más externo. E incluso lejano, causas lejanas, cómo por ejemplo otros planetas, situaciones en el universo...

De ahí el control y cuidado interno propio, para llevarlo mejor.

Conocimientos, todo es conocimiento, la mejor causa.


✨🙏✨



Ganas de superarse.

0 comentarios

 


🙇


Las personas aprendemos y sabemos más en cuánto a las experiencias qué hemos tenido y tenemos, es el ampliage del conocimiento evolucionado y por cada uno de ellos evolucionamos, dejando atrás lo aprendido pero qué corresponden a las experiencias venideras. 

Sólo proviene de uno mismo, de lo qué se nos pueda presentar en la vivencia y nuestras ansias de superación y posibilidad propia. Fuera del conocimiento inicial enseñado o aprendido (libros, escuelas, profesores) qué nos abre al poder saber correspondiente mediante la obra y consecución del resultado a través del saber accionar y la consecuente cadena evolutiva de la experimentación. 


Es la persona, su naturaleza, sus ganas de superación, y su posibilidad individual a través de ello. 


Es por ello qué las personas ante el desconocimiento y nuestra propia naturaleza, vamos aprendiendo, siendo en ocasiones doloroso, no esperado, pero si le añadimos nuestras ganas de aprender, de superar, lo solventaremos rápidamente.. consiguiendo mayor saber, avanzar y obrar mejor paulatinamente. Experiencia y sabiduría en una materia. 


Muy buenos días. 


✨🙏✨🤍🌹✨


Hermoso!