Una misma vibración....

 



Saber qué para conseguir bienestar en todos los aspectos se ha de vibrar en la misma frecuencia con otro, sobre todo sí se está mucho tiempo con el o ella o se mantiene contacto intimo.

A veces, es complejo porqué cada uno estamos en el proceso evolutivo que estamos, esto hay qué entenderlo, conseguir estar en armonía con otra persona al 100 por cien no siempre es fácil por lo dicho anteriormente, sobre todo cuándo hay mucha diferencia a nivel mental-pensamiento, psicológico-emocional, educacional-conocimientos-valores, entre los dos.

Cuándo vemos qué una relación no va cómo debería, antes de preguntarnos qué es lo que se está haciendo mal, deberíamos tener en cuenta qué sino se está en una misma frecuencia va a ser difícil el entendimiento, conseguir esto en estos tiempos es cómo buscar una aguja en el pajar, ya qué estamos dispersos, repartidos aquí en la Madre Tierra, cuyo cometido es saberlo para hacer más fluido el proceso.

Cuándo una relación tiene problemas, es porque algo o mucho falla, empezando por las características y naturaleza propia de uno y de otro. 

Y en este espacio intrínseco... en el cuál estamos viviendo, perceptivos en muchos casos,  se necesita estar en su misma frecuencia vibratoria o lo más ajustada posible para poder calibrarla o asimilarla en nosotros, ya qué nos estamos acomodando a la nueva cada vez más potente, proveniente del Sol Central.
Por lo tanto las diferencias grandes, desestabilizaran a los qué sí están alineados o fluyendo con tal circunstancia. Situación qué se debería evitar, a ser posible, ya qué se necesita estar conectados y en armonía para poder asimilarlo mejor, además del gran servicio qué están haciendo los últimos a la humanidad ayudando con su estabilidad a mantener la del resto, evitando los extremos negativos.

Cuándo existen demasiadas diferencias entre dos, va a ser difícil la complementación entre ambos, porque la frecuencia y energía va a ser diferente o muy diferente, pretender que sea fácil es alargar el malestar qué acarrea estar demasiado tiempo pretendiendo dicha conexión, desestabilizándonos en todos los aspectos qué nos relacionen con la subsistencia.

Todos estamos en este proceso de Gran Cambio, es totalmente natural, pero no por ello exento de molestias, esas molestias que nos está generando esa misma calibración y el reajuste a lo qué ya nos irradia.

De ahí la ansiedad, inseguridades, cansancio, dudas, dolores, inestabilidad, dependiendo de la persona, puede sentirse así en ciertos momentos o días e incluso tener diferentes síntomas más, sobre todo cuándo el calibre de la frecuencia aumenta con el aporte extra del Sol con las llamaradas solares.

Es importante beber mucha agua sobre todo,  alimentarse lo más naturalmente posible, priorizando verduras, frutas, realizar ejercicio físico, sin ser extenuante, descansar lo qué se pueda, y por sobre todo mantener la calma o estar lo más tranquilos que se pueda.



Decir también, qué lo único qué puede unir a dos seres es el amor que se tengan entre ambos, es de suma ayuda, aumentando su vibración y acomodándose a la que ya nos toca, ya qué tiene mucho qué ver ambas.

El Amor no se busca, ni se obliga, ni se realiza, se siente y se es, esa es la particularidad, qué por mucho que quiera amar uno, sino lo siente, no podrá, y eso también tiene mucho que ver con el momento evolutivo en el cuál estemos, hemos venido aquí, a vivir, saber y evolucionar, cada uno en la escala en la cuál este, aprendizaje intrínseco, amoroso.

Porqué aunque se sea contrario, se sentirá en uno mismo, sin excepciones, esa dulce melodía qué aparecerá.


Sentir el amor, qué viene y se dará en cada uno de nosotros, aunque sea por momentos....

hasta llegar al proceso evolutivo acorde, aquí o en otro lugar, en otro espacio.

Aprender y saber amar.


✨💖✨


Alma Azul.

No hay comentarios: