🌅



El Cielo Azul.


Ese qué transitamos en el día a día.

Observantes y focalizados en lo qué en verdad se desea.

No perdamos nuestro objetivo. 

Ante éste.

Pueden aparecer nubes, tormentas, incluso oscurecerse,

pero siempre, siempre el cielo azul vuelve aparecer capeando las buenas energías del viento, de las tormentas qué nos pueden acompañar,

transmutando situaciones, objetivos o incluso empujar, derivándonos a un lugar indeterminado e incierto. 

Es, en el hoy, cuándo subyugamos y observamos hasta dónde nos ha llevado.

Mirando, alzando la mirada o de frente visualizándolo, y viendo,

qué ya todo paso, quedo atrás todo lo pasado,

tranquilos, sosegados, todo pasa, es cuestión de tiempo

y de formas.

Constantemente es otro momento, otra ocasión, otra oportunidad de vivir, de solucionar, de avanzar, de cambiar, de ser. Todo tiene un principio y un final, sabiendo qué el cielo azul, siempre

aparecerá en el último instante aquí, apareciendo en ti,

y la misericordia en Él. Volviendo a la unicidad absoluta qué nunca perdimos.

Siempre existe un hilo conductor, nunca se perdió.

Reconociéndolo.


Por Alma Azul.


Buenos días. 🌹


💙

No hay comentarios: