Descansar el espíritu.

 


La necesidad de descansar el espíritu, el ser. Son tiempos qué lo requieren.  

Cuándo se hace se empieza a observar como el interior comienza un proceso restaurador de calma, qué sólo es observado por quienes integran esa misma calma en su vida, aunque sean momentos, en un período qué todo exteriormente pareciere qué son turbulencias. Una tormenta...caótica depende de cómo lo viva cada uno y de su trabajo interior.

Integrándose en nosotros si dejamos llevarnos por ellas dentro de la inconsciencia qué pueda ser. 

No olvidemos qué estamos dentro de un todo substancial. 


Montse Cobas. 

No hay comentarios: