Ayudar y respeto.


 La gente pretende ayuda de una persona sin ofrecer nada a cambio, y esa misma persona después de mucho tiempo haciéndolo, se cansa, pues cómo todos ha de vivir y cubrir sus gastos, e incluso permitirse algún capricho, sin recompensa alguna, tan sólo por ayudar y hacer el bien, teniendo qué buscar diversas alternativas, e incluso encontrándose con diversos inconvenientes a solventar, algunos difíciles o muy difíciles, para salir adelante. 

Por lo tanto si se toma un tiempo de descanso o decide no seguir ayudando está en su derecho. 

Es hacía los qué no están acostumbrados a agradecer, a tenerlo en cuenta y tan sólo por recibir la ayuda, mínimo respetar y no perjudicar a la persona qué le ha ayudado o a hecho el bien en algo qué le interesaba. Curiosamente no saben hacerlo,  una gran parte, porqué no saben qué es y lo qué conlleva ayudar, aparte de tiempo dedicado e incluso sacrificio. 

Está situación existe. 

Sí todos tenemos mucho qué hacer y obligaciones. Pero dentro de todos, estamos cada uno de nosotros, el qué ayuda, el qué es ayudado, y el qué no se le pasa nunca por la cabeza ayudar. 

Y esa es la diferencia, dar por los demás. 

Teniendo a veces qué darnos. Mirando por nosotros cuándo no somos valorados ni se nos agradece simplemente respetando nos, mínimo. 

Es valorarnos propiamente. 

Necesario. 


Es en base a situaciones qué se ven, se sienten e incluso se viven. 


Buenas noches. 

✨🤍✨


Y esto también lo hemos de aprender y gestionar. 


Cuánto qué aprender. 

No hay comentarios: